La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reportado que existe un total de 70 vacunas en pleno desarrollo para enfrentar la pandemia ocasionada por el nuevo coronavirus (Covid-19) y a la vez informó que tres ya se están probando en seres humanos.

La vacuna desarrollada por la empresa CanSino Biologics Inc. en conjunto con el Instituto de Biotecnología de Beijing, es la más avanzada, toda vez que se encuentra en la segunda fase del proceso clínico.


Ver También: Resultados del ensayo de la vacuna china contra el Covid-19 podrían ser alentadores

Por su parte, Moderna Inc., e Inovio Pharmaceuticals Inc., ambas empresas farmacéuticas estadounidenses, también realizan pruebas en humanos, según un documento hecho público por la OMS.

Otra vacuna, de la cual se ha hecho mucho eco, es la que desarrolla la Universidad de Oxford de Reino Unido, luego que Sarah Gilbert, profesora de vacunología, informó el periódico londinense The Times que la vacuna podría estar lista en septiembre.

Ver También: CORONAVIRUS. Vacuna desarrollada en Reino Unido podría estar lista en septiembre

La pandemia por COVID-19 ya ha matado a más de 115. 000 personas según las estadísticas de la Universidad Johns Hopkins, que maneja el centro de datos más confiable desde que se desató la pandemia.

Según la OMS, gigantes farmacéuticos como Pfizer Inc. y Sanofi tienen también desarrollan la vacuna pero no reflejan el avance de las precitadas.

La vacuna frente a un enemigo desconocido

La manera tradicional de desarrollar una vacuna es inyectarles a las personas virus inactivos, que no enferman y permiten al sistema inmune obtener las herramientas para combatirlo en el futuro. Lamentablemente, es muy complicado hacer crecer un virus nuevo a una escala industrial porque este proceso debe llevar mucho tiempo, por lo que la celeridad del desarrollo de la vacuna del Covid-19 supone un gran riesgo.

La vacuna contra la gripe, por ejemplo, se produce al inyectarles el virus a millones de huevos de gallina, proceso que tarde cerca de cuatro meses. En el caso del coronavirus los laboratorios están empleando métodos nuevos, en teoría más seguros y más rápidos debido a que la pandemia es un asunto de vida o muerte.