domingo, abril 21, 2024

Tren Panamá-Chiriquí, un verdadero motor para el desarrollo nacional

Más Leídos

Carrizo amenaza con no asistir al último debate presidencial si Mulino no asiste

El vicepresidente y candidato por los partido PRD y Molirena, José Gabriel Carrizo, anunció a través de la red social X, que no asistirá...

Presidente Cortizo dice que Mulino debe correr

El presidente de la República, Laurentino Cortizo, expresó que todos los candidatos presidenciales deben correr en las elecciones del próximo 5 de mayo, incluyendo...

Molino Mola: La candidatura de Mulino es Constitucional

En una reciente intervención en el programa televisivo Debate Abierto, el exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia, Edgardo Molino Mola, respaldó la legitimidad...

Según encuesta de InfoData 360, Roux se está acercando a Mulino

La última encuesta sobre la intención de voto presidencial realizada por InfoData 360, a petición de CM América Publicidad, S.A., sigue mostrando un escenario de...

La propuesta del Megaproyecto o mejor dicho Giga proyecto del tren Panamá-Chiriquí ha tomado fuerza durante las últimas semanas, ya varios candidatos presidenciales lo tienen como propuesta de campaña.

Tras ser propuesto por José Isabel Blandón y Ricardo Martinelli, algunos tuiteros señalan que la idea fue de Juan Carlos Varela y otros dicen que la idea procede del gobierno chino, pero lo cierto es que la idea original es atribuida al expresidente Belisario Porras.

Algunos precandidatos ven como inoportuno el proyecto o incluso lo catalogan de no prioritario, pero al parecer el electorado ve con buenos ojos la idea y las redes sociales así lo dejan claro.

La posible construcción del proyecto genera múltiples preguntas, entre ellas su auto sustentabilidad, sus efectos sobre la economía, su prioridad ante otras necesidades del país o si este proyecto nos llevaría a la banca rota.

El tema de la Auto sustentabilidad

Tal y como ocurrió con la ampliación del canal, el proyecto de construcción del tren Panamá-Chiriquí tiene sus detractores, y el principal argumento es que un tren de tal naturaleza no sería capaz de generar ingresos suficientes para ser autosustentable, es decir, que los gastos que generaría su funcionamiento no serían cubiertos por su operación, razón por la cual será subsidiado.

Si bien, este argumento no es un hecho falso, el mismo desconoce que las obras impulsadas por el Estado no necesariamente requieren en principio ser autosustentables, ya que en muchos casos son motivados por su carácter social o productivo, componentes que sin lugar dudas este proyecto contiene.

Igualmente, no podemos pensar que esta vía ferroviaria se limitará a transportar solo pasajeros, su implementación debe ser integrar la movilización de carga, por lo que no debe entenderse que el costo de los pasajes «paguen la cuenta».

Analicemos brevemente algunos aspectos que de seguro ayudarían a palear su operación y disminuiría en alguna medida el subsidio directo del Estado.

Generación de energía propia

Dada las condiciones geográficas de este proyecto, se podrían construir una o dos plantas fotovoltaicas de generación eléctrica que contribuirían directamente con el consumo energético de la operación del tren.

A lo largo de la carretera interamericana existen grandes extensiones de terreno que permitirían la construcción de parques fotovoltaicos, razón por la cual valorar la idea supone aumentar la viabilidad del proyecto, dada la demanda de energía eléctrica de un tren de carga y pasajeros.

Fuentes de ingresos

Mitigado el factor de mayor gasto operativo, entramos ahora en las posibles fuentes de ingreso para gestionar la operación.

Dejando a un lado los ingresos por movilización de carga y pasajeros, esta obra tiene fuentes menores de ingresos como por ejemplo la publicidad dentro del tren y sus instalaciones, además de que en las diferentes estaciones podrían concesionarse espacios para el consumo de alimentos o comercio.

Aunque estas posibles fuentes de ingresos no cubrirían la operación del tren, mencionarlos simplemente invita a reflexionar y tener claro que una obra de esta magnitud no se limita al negocio de trasporte de personas para cubrir su operación.

Efectos sobre la Economía

Dejando de lado lo negativo pasamos a lo positivo, los efectos sobre la economía nacional.

Generación de empleos

Un hecho cierto que ni los detractores del proyecto pueden desconocer es que el mismo generaría empleo, durante su construcción y posterior a ella.

La generación de empleo a consecuencia del tren tendría un impacto nacional que tocaría todas las provincias, algo que sin lugar a dudas genera beneficios directos, tanto formales como informales a la clase trabajadora.

Impulso inmobiliario

El sector inmobiliario también sería un gran beneficiado por el tren nacional, cada rincón del país próximo a la carretera interamericana se potenciaría enormemente.

Este sector se vería claramente beneficiado frente a nuevo patrón de asentamiento de las poblaciones cercanas a las estaciones.

Con la vía ferroviaria vivir en Coronado o incluso en Penonomé y trabajar en la capital ya suena a paseo y no a sacrificio.

Turismo

El tren nacional incrementaría el turismo interno y permitiría un mejor transito desde la región centroamericana, es decir, que sería un atractivo para el turismo de cara a la visita de centroamericanos, por mencionar un ejemplo específico, pero el atractivo es general para toda visita extranjera.

Ya con un tren nacional, el Aeropuerto de Río Hato tomaría mucho más valor, llegar al centro del país y moverte casi que de extremo a extremo añade un potencial turístico incalculable.

Logística

Si el turismo y el sector inmobiliario se verían beneficiados por el tren, imagínense el sector logístico. Transportar carga a nivel nacional, permitiría mejores flujos en toda la cadena de suministro.

La Cadena de Frío podrá ser utilizada eficientemente, disminuyendo las mermas para los distribuidores de alimentos.

Y por el contrario a los que muchos argumentan, sobre el efecto negativo hacia los transportistas tanto de carga o pasajeros, el tren se integraría a la actual actividad. Tenemos que entender que un tren tiene un número finito de viajes diarios, el transporte de carga y pasajeros a través de otros medios no se va a detener.

Efectos Sociales

La construcción de un tren nacional podría influir en el patrón de asentamiento de las poblaciones cercanas a las estaciones y rutas del tren. También podría tener un impacto en la dinámica social y cultural de las comunidades cercanas a las estaciones del tren.

Uno de los principales efectos sociales en relación con la operación del tren Panamá-Chiriquí es que mejorará la calidad de vida de miles de personas que se desplazan grandes distancias a lo largo del país.

Prioridad

Como hemos visto, la construcción de un tren nacional en Panamá tiene el potencial de impulsar otros polos de desarrollo al mejorar la conectividad, fomentar la inversión, promover la creación de empleo y facilitar el crecimiento de sectores como el turismo y los servicios.

Si hablamos de su prioridad, de manera obligada tenemos que mencionar que es hora de mirar más allá del Canal de Panamá, para ellos necesitamos impulsar nuevos polos de desarrollo, cosa que con el tren nacional lograríamos, esto lo convierte en el proyecto de infraestructura productiva quizás más importante del país en los próximos 25 años. En otras palabras, es un proyecto prioritario para el desarrollo nacional.

¿Nos llevaría a la banca rota?

La construcción de un tren que conecte Panamá del extremo oeste a capital es un proyecto de gran envergadura que requeriría una inversión de aproximadamente 5 mil millones.

La viabilidad financiera de un proyecto de esta magnitud dependería de la planificación adecuada, la evaluación de costos y beneficios, así como la implementación de un modelo de financiamiento sólido (con bajo interés) y un plan de mitigación frente a su sustentabilidad, en el entendido que su operación será subsidiada.

Es importante destacar que la construcción de infraestructuras de gran escala, como un tren nacional, a menudo puede generar beneficios económicos a largo plazo. Estos beneficios pueden incluir los ya mencionados (turismo, la creación de empleo, la mejora de la conectividad y el desarrollo de otros sectores del país). Sin embargo, es necesario evaluar cuidadosamente los costos asociados y asegurarse de que los beneficios superen los gastos a largo plazo.

La construcción de un tren nacional no necesariamente llevaría a la banca rota al país si se lleva a cabo de manera responsable y se planifica cuidadosamente.

Nuestra conclusión

Después de reflexionar sobre las principales interrogantes en torno a la construcción del tren Panamá-Chiriquí, se puede concluir que la vía ferroviaria es un verdadero motor para el desarrollo nacional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias

Carrizo amenaza con no asistir al último debate presidencial si Mulino no asiste

El vicepresidente y candidato por los partido PRD y Molirena, José Gabriel Carrizo, anunció a través de la red social X, que no asistirá...

Presidente Cortizo dice que Mulino debe correr

El presidente de la República, Laurentino Cortizo, expresó que todos los candidatos presidenciales deben correr en las elecciones del próximo 5 de mayo, incluyendo...

Molino Mola: La candidatura de Mulino es Constitucional

En una reciente intervención en el programa televisivo Debate Abierto, el exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia, Edgardo Molino Mola, respaldó la legitimidad...

Según encuesta de InfoData 360, Roux se está acercando a Mulino

La última encuesta sobre la intención de voto presidencial realizada por InfoData 360, a petición de CM América Publicidad, S.A., sigue mostrando un escenario de...

Indígenas celebran la clausura de la empresa Sinclair Oil en Darién

Las autoridades tradicionales de la Coordinadora Nacional de Pueblos Indígenas de Panamá (COONAPIP), en rueda de prensa, anunciaron que luego de varios años de...
La Gaceta