El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, anunció la prolongación del confinamiento en el país hasta el próximo 3 de mayo, calificando la decisión como “difícil pero necesaria”, además de señalar que asumía totalmente la responsabilidad política.

Desde hace unos días, Conte está sometido a doble presión, debido a que médicos y científicos le instan a no relajar las medidas de confinamiento, mientras que los empresarios solicitan reactivar la economía.


Italia, registra cerca de 19,00o muertos, cifra que podría incrementarse si se reactiva la pandemia, que viene desacelerando desde hace casi dos semanas. Advierten médicos y científicos del país.

Por su parte, los empresarios y la patronal advierten de los daños terribles para la tercera economía europea, que se encuentra paralizada desde mediados de marzo.

El primer ministro italiano ha señalado que con prudencia reactivará algunas actividades económicas, pero manifestó que «no podemos partir del principio que el virus desaparecerá de nuestro territorio», «no podemos permitirnos recaer en los contagios», sostuvo.

Conte añadió, que aún hay riesgos de perder los efectos positivos que han alcanzado hasta ahora.