Actualidad

Dubai, ciudad del lujo en el desierto

Desde el edificio más alto del mundo a las calles de Al Bastakiya, el barrio histórico, todo es superlativo en Dubai.

La visión del mapa de Dubái es alargado y horizontal, compuesto por tres franjas la del mar, la ciudad y el desieto. Es una ciudad prácticamente artificial construida en mitad de la nada. No ha llegado a tener un crecimiento estructurado ni orgánico, sino que ha sido construida de manera veloz sobre los cimientos del dinero.

Es una urbe populosa (tiene algo más de 3 millones de habitantes), bulliciosa y llena de vida con unos edificios magnífivos para ver la ciudad en toda su extensión. Desde el Burj Khalifa el edificio más alto del mundo con sus 828 metros de altura la visión es espectacular, la vista alcanza a ver el final de la ciudad con la gran extensión dentro del perímetro urbano de suelo para edificar y la inmensidad del desierto.

Aunque pueda parecer una ciudad imposible de caminar y diseñada solo para vehículos, no lo es. Las grandes avenidas tienen aceras y tiendas, y hay zonas llenas de bares, tiendas y restaurantes en La Mer, donde solo existen peatones.


No es un punto de turismo cultural, sino de hoteles y centros comerciales, algunos de los hoteles son pequeñas ciudades, ya que en su interior albergan tiendas de lujo, mercadillos, varias piscinas, teatros y una oferta enorme de restaurantes. Las zonas de interés en visitar son Dubái Downtown, donde se encuentra el edificio más alto del mundo (Burj Khalifa) y los rascacielos más imponentes de la ciudad.

La segunda zona a visitar es el Dubái Mall, un gigantesco centro comercial de lujo, que parece infinito, con todo lo más novedoso en cualquier actividad lúdica además de una pista gigante de hielo. Otra zona es La Marina, un distrito que hace 15 años no existía con puerto deportivo más de 200 restaurantes , con un paseo de siete Kilómetros, donde hay una aglomeración de rascacielos impresionantes dedicados a viviendas.

Otro distrito es La Palmera, una extravagante zona construida sobre el mar, que desde el aire es una palmera y desde la tierra es una sucesión de calles y avenidas con edificios y palacios lujosos. En el extremo se encuentra el impresionante hotel Atlantis, que alberga en su interior todos los servicios y el lujo que un visitante necesita. Existe un proyecto  megalómano ya finalizado, que mediante islas artificiales recrea el mapa del mundo, algunas de estas islas ya han sido adquiridas por empresarios rusos, actores, deportistas etc.,

La más auténtica zona es el barrio histórico donde nació Dubái: Al Bastakiya, compuesto por viviendas rehabilitadas que permiten intuir como vivían los emiratíes antes de que el dinero del oro negro los transformara en el espejo de la modernidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*