Isaac Ben-Yisrael, un científico militar israelí, ha elaborado un estudio que asegura que la propagación del nuevo coronavirus disminuye a casi cero después de 70 días, sin importar dónde golpee, y sin importar las medidas tomen los Gobiernos para frenar el virus.

Ben-Yisrael se desempeña como presidente de la Agencia Espacial Israelí y del Consejo Nacional de Investigación y Desarrollo, publicó su estudio el pasado 16 de abril, que arroja los resultados tras ocho semanas de observar el comportamiento del virus en Israel y compararlo con otros países.


Según el científico, el objetivo de la investigación ha sido determinar el registro de un crecimiento exponencial entre los casos de nuevos contagios, durante las semanas que vaya propagándose el nuevo virus.

“El número de nuevos infectados por día no aumenta a un ritmo constante, y por lo tanto el crecimiento no es exponencial”, señaló el científico a algunos medios locales.

Otro dato revelado por el estudio es que en el inicio del brote en Israel el número de infectados se duplicaba de dos a cuatro días. Según Ben-Yisrael, en la actualidad ese fenómeno se ve cada 30 días, “y sigue disminuyendo”.

“En las primeras cuatro o cinco semanas desde que se descubrió la enfermedad en Israel, hubo efectivamente un aumento exponencial de las infecciones, pero desde entonces ha comenzado a moderarse”.

El científico asegura que el comportamiento del virus es común en casi todos los países del mundo, incluyendo Estados Unidos, el país con mayor número de infectados y muertos reportados.

“Este fenómeno no es exclusivo de Israel ni de los Estados Unidos, representa un fenómeno mundial”, aseguró.

El estudio asegura que no hay grandes diferencias con respecto a las políticas adoptadas por los gobiernos, algo que podría comprobarse con lo ocurrida en Suecia, donde no se aplicó ningún tipo de bloqueo y pese a estas diferencias, la investigación ha denotado una curva de propagación similar a la de Italia.

¿Descubrimiento de Ben Yisrael tendrá conexión con lo dicho por el virólogo Luc Montagnier?

Semanas atrás, el virólogo francés Luc Montagnier, ganador del Premio Nobel por su trabajo sobre el VIH predijo la inminente desaparición del nuevo coronavirus, tras señalar que su origen ha sido artificial, razón por la cual se estaría debilitando.

“Ha habido una manipulación del virus: al menos una parte, no la totalidad. Hay un modelo, que es el virus clásico, que proviene principalmente de los murciélagos, pero al que se han agregado secuencias de VIH”, dijo Montagnier en una intervención en televisión.

“En cualquier caso, no es natural”, dijo. «Es el trabajo de profesionales, de biólogos moleculares. Un trabajo muy meticuloso”, añadió.

“Uno puede hacer cualquier cosa con la naturaleza, pero si usted hace una construcción artificial, es poco probable que sobreviva. La naturaleza ama las cosas armoniosas; lo que es ajeno, como un virus que llega de otro virus, por ejemplo, no es bien tolerado”, aseguró.

Para el científico, las partes del virus en las que se insertó VIH están mutando rápidamente, provocando su autodestrucción.