El senador Bernie Sanders, cuyo llamado a una agenda progresista galvanizó a millones de seguidores, decidió retirarse de la carrera presidencial, dejando al ex vicepresidente Joe Biden el campo despejado para obtener nominación presidencial del Partido Demócrata, para las elecciones agendadas para el próximo noviembre.

Sanders, quien calificó la posible victoria como: “prácticamente imposible”, decide retirarse tras una serie de pérdidas ante Biden en las elecciones primarias.

«Quiero expresar a cada uno de ustedes mi profundo agradecimiento por ayudar a crear una campaña política de base sin precedentes, que ha tenido un profundo impacto en el cambio de nuestra nación», dijo Sanders en un discurso el miércoles por la mañana.


«Juntos hemos transformado la conciencia estadounidense en cuanto a qué tipo de nación podemos llegar a ser y llevando a este país un gran paso adelante en la lucha interminable por la justicia económica, la justicia social, la justicia racial y la justicia económica».

Por segunda elección consecutiva, Sanders, autodenominado socialista demócrata queda fuera de la nominación pese a lograr cautivar masas importantes mediante su revolucionario discurso.